Desinfección del agua

La tecnología de dosificación de sera proporciona agua pura.

El agua es uno de los activos más valiosos del mundo. Sin embargo, se está convirtiendo cada vez más en un bien escaso y para muchas personas no está disponible en la calidad suficiente.

A menudo, el agua está sucia y no es apta para el consumo humano. Para hacer que el agua sea potable, se requiere un sofisticado proceso de desinfección.

El dióxido de cloro es un componente esencial del tratamiento del agua potable. Se utiliza para destruir gérmenes, esporas, levaduras y virus, y para disolver biopelículas. A pesar de su elevado poder de desinfección, es absolutamente ecológico.

Entre las características positivas del dióxido de cloro se cuenta el hecho de que su capacidad de desinfección no depende del pH del agua y de que tiene un efecto bacteriostático de larga duración. Es ideal para reducir los depósitos microbiológicos en tuberías. Además, el dióxido de cloro es inodoro.

Para este fin, sera ha desarrollado sistemas de dióxido de cloro que permiten la elaboración del dióxido de cloro in situ y su introducción en el proceso de tratamiento del agua.